El aceite de oliva es la base de la dieta mediterránea, y es denominado como el oro líquido de la alimentación debido a sus estupendas propiedades para la salud.

Pero las hojas del olivo también tienen propiedades medicinales y curativas para la salud, de las cuales te puedes beneficiar. Por eso, hoy te voy a contar en este artículo hasta 8 estupendos beneficios para promover un mejor estado de salud. Si quieres saber cuáles son, ¡no dejes de leerlo!.
 
Las hojas del árbol del olivo y sus usos medicinales
Ya te he hablado en otra ocasión de los beneficios que tiene el aceite de oliva para tu salud, y es posible que tanto éste como las sabrosas y ricas aceitunas, formen parte de tu dieta habitual beneficiándote de sus estupendas y saludables propiedades. Pero, hoy vamos a conocer otra parte aprovechable del árbol que da estos frutos que es posible que no se conozca tan en profundidad, y es que las hojas del árbol del olivo, se han utilizado con fines medicinales también desde hace siglos para tratar múltiples dolencias y para conseguir una buena salud.

El poder de las hojas nace de las propiedades fitoquímicas de la planta, que hacen que este árbol se autoproteja de enfermedades y plagas. Uno de estos fitoquímicos más importantes, que  está presente en las hojas de olivo es la oleuropeína, un ingrediente activo que incide directamente en los efectos beneficiosos que tienen  sobre la salud humana. Otros componentes muy importantes que contienen estas hojas son los flavonoides y los antioxidantes, de cuyos beneficios ya te he hablado en alguna otra ocasión. Pero si quieres saber todo lo que pueden aportarte las hojas de olivo para tu salud, no dejes de leer este artículo.


Beneficios de las hojas de olivo para la salud

1. Disminuyen la presión arterial
Las hojas de olivo pueden regular la tensión arterial previniendo la hipertensión. Esto es posible gracias a que una de las sustancias que contienen, es capaz de relajar los vasos sanguíneos y prevenir la formación de coágulos, mejorando así la circulación de la sangre a través de las arterias.

Para las personas que están en una primera etapa de hipertensión, al tomar el extracto de estas hojas, les ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos, consiguiendo así reducir la presión arterial tanto sistólica y diastólica, aunque es posible que en personas que tienen sobrepeso, este efecto podría no producirse.

2. Fortalecen el corazón
Los problemas cardíacos pueden aparecer a cualquier edad, sin distinción, pero las hojas de olivo pueden ayudarte a fortalecer tu corazón, y aunque en buena parte es gracias a su capacidad para regular la presión sanguínea, el principal aporte a tu salud cardiovascular es gracias a su contribución para prevenir la aterosclerosis, una dolencia que aparece cuando las paredes de las arterias se endurecen y se estrechan debido a una excesiva acumulación de placa.

Las hojas de olivo pueden ayudar a prevenir y a mejorar este problema, ya que los polifenoles que contienen impiden que las paredes de las venas se endurezcan, los antioxidantes disminuyen la oxidación y combaten este problema en las primeras etapas, y además consiguen reducir los depósitos de grasa en las paredes arteriales previniendo la inflamación.

3. Regulan los niveles de azúcar en la sangre
Los compuestos que contienen las hojas de olivo tienen la capacidad de controlar los niveles de azúcar en la sangre disminuyendo la absorción de azucares por parte del intestino.

Así, gracias a los componentes que contienen las hojas, ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre y restringen los efectos de cualquier aumento en los niveles de azúcar, contribuyendo a luchar contra la diabetes.

4. Ayudan a luchar contra algunos tipos de cáncer
Gracias a sus propiedades antioxidantes, los compuestos de las hojas de olivo ayudan a luchar contra algunos tipos de cáncer en sus primeras etapas, ya que contribuyen a frenar el crecimiento de células malignas.

Su contenido en polifenoles, previene el crecimiento de nuevas células cancerosas, frenando así el crecimiento de los tumores, siendo efectivo sobre todo en algunos tipos de cáncer como el de mama.

5. Ayuda a prevenir trastornos cognitivos degenerativos
Las hojas de olivo ayudan a combatir el envejecimiento de varias formas. Por una parte, protege a las neuronas de un funcionamiento anormal, previniendo así muchos trastornos neurológicos.

Por ejemplo, gracias a uno de sus componentes, es capaz de neutralizar la formación de ciertas proteínas que contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, contribuyendo a evitarlo.

6. Mejora la artritis y la osteoporosis
Gracias a las propiedades antiinflamatorias de las hojas de olivo, contribuyen a mejorar la hinchazón, a reducir la inflamación crónica y a sanar los tejidos dañadoscombatiendo así el dolor producido por la artritis.

Además, gracias a su contenido en oleuropeína, las hojas de olivo ayudan a inhibir la acumulación de células grasas en la médula ósea, previniendo así el desarrollo de osteoporosis.

7. Fortalecen el sistema inmunológico
Gracias a los fitoquímicos que contienen las hojas de olivo, aceleran la actividad de la vitamina C, contribuyendo a reforzar el sistema inmunológico.

Por este motivo, el extracto de las hojas de olivo resulta útil para prevenir y luchar contra diversas enfermedades como los resfriados, la gripe e incluso el herpes.

8. Vigoriza la piel
Los componentes de las hojas de olivo se utilizan en los fotoprotectores solares para proteger la piel de los daños causados por los rayos ultravioletas.

Además, los extractos de hojas de oliva ayudan a evitar que los radicales libres dañen la piel gracias a su efecto antienvejecimiento.

Las hojas también son efectivas para curar heridas, ayudando a reducir la inflamación que pudiera aparecer.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/8-beneficios-hojas-de-olivo-para-tu-salud/

La piel seca puede resultar problemática, sobre todo en climas secos o en estaciones frías. La piel se vuelve tirante, rugosa y pierde su vitalidad, produciendo incluso irritaciones o descamaciones muy molestas. Afortunadamente podemos combatirla con unos sencillos remedios naturales y prevenirla siguiendo unos consejos muy simples.

¿Te quedas a descubrirlos?
 
¿Por Qué Aparece la Piel Seca?
La piel seca puede ser incómoda y molesta, sobre todo en invierno. El aire frío y seco agrede a cualquier tipo de piel, pero las pieles secas son las más perjudicadas. La piel se queda tirante, rugosa, escamosa e incluso pueden llegar a aparecer grietas o heridas. Además la piel muy seca suele producir picazón.

La piel seca puede tener algunos inconvenientes frente a las pieles normales o grasas:

Es más sensible y se irrita con mayor facilidad
Es más propensa a la aparición de dermatitis y eccemas
Es más propensa a la aparición de líneas de expresión y arrugas
La piel seca puede tener diversas causas que la desencadenan o factores de riesgo que la acentúan:

Factores genéticos
Factores hormonales
Cambios climáticos estacionales, sobre todo en verano y en invierno
Condiciones climáticas concretas: calor, frío, aire seco
Luz ultravioleta del sol
Envejecimiento
Carencia de ciertos nutrientes esenciales como vitaminas C y E o ácidos grasos
Falta de hidratación (ingesta de líquidos)
Duchas o baños excesivamente calientes
Fumar
Algunos medicamentos y tratamientos médicos como la diálisis, la radioterapia o la quimioterapia

10 Remedios Naturales para la Piel Seca
Como has podido ver algunos de los factores de riesgo que desencadenan o acentúan la piel seca se pueden evitar. Sin embargo otros no son tan fáciles de evitar o sencillamente son imposibles de controlar. En estos casos puedes usar diversos remedios naturales que te ayudarán a hidratar tu piel para evitar la sequedad.

Aceite de oliva: El aceite de oliva contienen muchos antioxidantes y ácidos grasos, muy beneficiosos para la piel. Hidrata las zonas más secas de tu piel masajeándolas suavemente con aceite de oliva. Déjalo actuar durante media hora y después toma una ducha tibia para enjuagarte bien. Recuerda hidratarte bien la piel después de la ducha.

Miel: La miel es uno de los mejores hidratantes naturales que se conocen, además de poseer grandes propiedades antioxidantes, antimicrobianas y humectantes. Estas propiedades son ideales para combatir la piel seca y dejarla suave e hidratada. Simplemente frota suavemente miel cruda por las partes más secas de tu piel y déjala actuar durante 10 minutos. Después date una ducha tibia para enjuagarte. También puedes mezclar la miel con aceite de oliva para que no quede tan espesa.

Crema de leche: La crema de leche es un excelente calmante e hidratante natural, que ayuda a equilibrar el pH de la piel. Además, gracias a su contenido en ácido láctico, también te ayudará a exfoliar la piel seca. Aplica la crema de leche sobre las zonas más secas de tu piel y déjala actuar unos 30 minutos. Puedes mezclarla con un poco de leche si ves que es demasiado espesa. Después aclárate con agua tibia.

Otra opción también consiste en mezclar la crema de leche con harina de garbanzos hasta crear una pasta homogénea y usarla a modo de mascarilla. Aplica esta pasta sobre las zonas más secas de tu piel y déjala actuar durante 15 minutos. Después, enjuágate con agua tibia.

Yogur: El yogur es un excelente hidratante natural, ideal para combatir la piel seca. Además, gracias a sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias te ayudará a aliviar la piel descamada y la picazón que provoca. Simplemente deberás aplicar el yogur natural fresco sobre las zonas más secas de tu piel y masajearlas suavemente. Déjalo actuar unos 10 minutos y después enjuágate con agua tibia.

Aceite de coco: El aceite de coco es un excelente hidratante natural, y gracias a sus ácidos grasos te ayudará a tratar la piel seca eficazmente. Aplica aceite de coco tibio sobre las zonas más secas de tu piel, masajeándolas suavemente. El aceite de coco se absorbe con facilidad, así que no es necesario aclararlo después. Puedes usarlo antes de irte a dormir, para que actúe por la noche, o también puedes aplicártelo después de tomar una ducha o un baño, para hidratar la piel al máximo.

Harina de avena: La harina de avena posee propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, ideales para el cuidado de la piel. Además, su alto contenido en proteínas ayuda a mantener la humedad de la piel. Puedes poner en práctica este remedio añadiendo una taza de harina de avena en una bañera con agua tibia. Date un baño en esta mezcla durante 20 o 30 minutos.

Otra opción también es crear una mascarilla mezclando harina de avena y leche. Aplica esta mezcla sobre la piel seca y déjala actuar entre 10 y 15 minutos. Después enjuágate con agua tibia.

Aceite de almendras: El aceite de almendras es rico en vitamina E, una de las más beneficiosas para hidratar la piel seca. Además, gracias a sus propiedades antioxidantes también te ayudará a regenerar la piel escamada. Calienta un poco de aceite de almendras y masajea suavemente la piel seca con él. Déjalo actuar unos minutos y acláralo con agua tibia.

También puedes beneficiarte de las propiedades del aceite de almendras tomándolo de manera oral. Puedes tomar un vaso de leche caliente con una cucharadita de aceite de almendras antes de acostarte.

Aguacate: El aguacate es rico en ácidos grasos, vitaminas y antioxidantes, por lo que es ideal para cuidar la piel y regenerarla. No solo será beneficioso consumirlo, sino que también lo puedes usar de manera tópica. Machaca la pulpa de un aguacate hasta crear una pasta suave y homogénea. Puedes mezclarla con un poco de aceite de coco o de oliva para poder extenderla mejor. Frota suavemente esta pasta sobre la piel seca y déjala actuar durante 10 o 15 minutos. Después enjuágate con agua tibia.

Aloe vera: El aloe vera tiene propiedades calmantes, antisépticas y antifúngicas, ideales para combatir la piel seca e irritada y prevenir su descamación. Para poner en práctica este remedio corta de manera longitudinal una hoja de aloe vera y extrae su gel con ayuda de una cuchara. Aplica este gel sobre la piel seca y déjalo actuar durante 10 o 15 minutos. Después, enjuágate con agua tibia.

Vaselina: La vaselina es un hidratante y humectante ideal para combatir la piel muy seca. Simplemente deberás extenderla sobre la piel seca y dejar que se absorba completamente. Si te cuesta extenderla puedes calentarla un poco primero en tus manos antes de aplicarla en la piel.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/remedios-piel-seca/?utm_source=MisRemedios&utm_campaign=6d6f085d9c-AUTOMATION_MR_general_8&utm_medium=email&utm_term=0_131f9f5bbd-6d6f085d9c-13343697

Al igual que es importante el reposo en las primeras fases, es fundamental que, posteriormente, empecemos a realizar algún ejercicio de bajo impacto para mejorar la condición

El dolor en la parte baja de la espalda, también conocido como dolor lumbar o lumbalgia, es un tipo de dolor que puede ir desde lo más leve hasta llegar a ser un dolor fuerte y persistente que puede incapacitar a la persona.

La zona lumbar está compuesta por una estructura intrincada, de elementos interconectados y superpuestos que, de irritarse o presentar algún tipo de problema, pueden desencadenar una lumbalgia o un dolor que se extiende desde esta área hasta otras partes del cuerpo.

De acuerdo con los datos estadísticos, de un 70% a un 85% de las personas llegan a experimentar un dolor lumbar en algún momento de su vida; además, las personas más propensas en padecerlo son las que están en un rango de edad entre los 30 y los 60 años.

¿Cuáles son los síntomas del dolor en la espalda baja?
 
Al sufrir algún tipo de lesión en la parte baja de la espalda, el paciente puede sufrir diferentes síntomas que pueden variar según la gravedad del problema.

Los síntomas más comunes pueden incluir:

Hormigueo o sensación de ardor.
Sensación de dolor sordo o dolor agudo.
Dolor intenso.
Dolor que irradia a otras zonas, como las piernas, la cadera o la parte inferior del pie.
Espasmos musculares.
Aunque la lumbalgia es muy común en las personas, su gravedad puede variar mucho según la causa y el tipo de lesión que se esté sufriendo.

Por ejemplo, una simple distensión muscular puede ser tan intensa que lo más probable es que el paciente debe ir por urgencias al médico; en cambio, una degeneración discal podría causar síntomas leves e intermitentes.

Visita este artículo: Aliviar el dolor de espalda con una sencilla técnica de respiración
¿Qué causa el dolor en la espalda baja?
La mayoría de personas tendrán que experimentar al menos un dolor de espalda en su vida.

Aunque esta dolencia puede aparecer en cualquier parte de la espalda, a menudo la zona más afectada es la región lumbar, que es la responsable de sostener una gran parte del peso corporal.

Este problema aqueja a tantas personas todos los días, que en Estados Unidos es la segunda causa de consultas médicas después de la gripe y los resfriados.

El dolor puede aparecer como consecuencia de levantar algo muy pesado, desplazarse repentinamente, estar sentado por mucho tiempo, tener una mala postura o sufrir una lesión o accidente.

Pero además de lo mencionado, este síntoma está asociado a otros problemas como:

Traumatismos, lesiones o fracturas.
Degeneración de las vértebras (a menudo causada por tensión en los músculos y ligamentos que sostienen la columna vertebral o por los efectos del envejecimiento).
Infecciones del riñón o cálculos renales.
Crecimiento anormal o tumor que afecte la columna.
Obesidad (causante de presión y degeneración de los discos).
Perder el tono de los músculos de la espalda.
Esguince o torcedura.
Desgarros de los músculos o los ligamentos.
Problemas en las articulaciones como la artritis, osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea.
Fumar de manera excesiva.
Tener una hernia discal.
Infección de la columna vertebral (osteomielitis, disquitis, absceso).
Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis, quistes ováricos, cáncer ovárico o miomas uterinos.
Lee también: 12 remedios naturales para aliviar el dolor en las articulaciones
¿Cómo aliviar el dolor el dolor lumbar?
Ante un dolor lumbar se deben tener en cuenta algunas recomendaciones para evitar que se convierta en algo crónico.


Si este dolor te está aquejando, atiende los siguientes consejos:

Evitar la actividad física en las primeras horas del dolor. Esto ayuda a calmar el dolor y contribuye a disminuir una posible inflamación.
Para aliviar la zona afectada, aplicar una compresa caliente o fría, según la preferencia. Una buena opción es aplicar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.
A la hora de dormir, la posición del cuerpo debe ser fetal, ya que esta ayuda a aliviar la presión de la espalda.
Si el dolor es intenso se puede recurrir a algún analgésico de venta libre. Sin embargo, no se recomienda tomarlos sin supervisión médica y menos exceder su consumo.
Después de haber estado en reposo, es muy importante hacer algún tipo de actividad física de bajo impacto para empezar a tratar el origen del problema.
Para empezar se puede hacer ejercicio aeróbico, y luego, incluir estiramientos y fortalecimientos, en lo posible con la ayuda de un entrenador.

Los masajes también pueden ayudar a disminuir el dolor. En este caso es muy importante hacerlo con la ayuda de un experto, ya que una mala presión puede empeorar el problema.

Fuente: https://mejorconsalud.com/causas-dolor-la-espalda-baja-aliviar-dolor-lumbar/

Seguro que más de una ocasión has leído que el agua es sinónimo de vida, y no podía ser menos para tu organismo.

Y es que, tu cuerpo puede aguantar hasta varias semanas sin comer alimentos, pero sin beber agua, sólo aguantaría un par de días antes de sufrir graves consecuencias que podrían ser irreversibles.

Dado que el agua es esencial para mantener tu cuerpo saludable y fuerte, aquí te traigo 12 estupendas razones por las que debes beber el agua que tu cuerpo necesita a diario. ¿Quieres saber cuáles son?
 
¿Por qué es tan necesaria el agua para tu organismo?
Tu organismo está compuesto en un 70% por agua, que es necesaria para garantizar su buen funcionamiento y para realizar las funciones vitales.

El agua es el medio en el que van disueltas muchas sales y minerales, además de contener oxígeno, siendo una de sus funciones la de arrastrar las impurezas del cuerpo, llevándose consigo los desperdicios del aparato digestivo y limpiando completamente los riñones. Pero este agua no se mantiene estática en tu cuerpo, sino que se va renovando y se va perdiendo por evaporación por los poros de tu piel y por las funciones excretoras de tu cuerpo, como con la orina.

Por eso, necesitas recuperar la que pierdes y debes beber a diario, por lo menos, la cantidad de agua que tu organismo necesita, ya que si beber agua es importante, beber la cantidad suficiente que tu cuerpo necesita cada día es aún más importante.

La pauta general es beber al menos 8 vasos de agua natural por día, lo que equivale más o menos a unos 2 litros, aunque dependiendo de tu peso, de tu actividad física o si sudas mucho o no, puedes necesitar incluso más.

¿Qué beneficios son esos?

1. Te ayuda a perder peso si lo necesitas
El agua te ayuda a reducir el hambre, al menos momentáneamente, ya que te aportará la sensación de saciedad y te permitirá comer menos. Además, permite a tu organismo eliminar con mayor facilidad las grasas que consumes, por lo que gracias al agua es posible bajar de peso.

Si bebes agua y sustituyes los refrescos, los zumos envasados y sobre todo, el alcohol, por agua, te estarás quitando muchos azúcares y calorías de más que tu organismo realmente no necesita, por lo que será un buen paso para perder esos kilos que te puedan sobrar.

El agua no tiene grasas, ni calorías, ni carbohidratos, ni azúcar, por lo que favorecerás tu propósito para perder peso.

2. Aumenta la energía de tu organismo
Si no bebes agua suficiente, tu cuerpo se deshidrata, y ésto te quita energía y provoca que te sientas cansado. Cuando estás sediento, puede ser que ya estés deshidratado, y por eso, es muy probable que te sientas agotado, débil, mareado y con algún otro síntoma de falta de hidratación.

Procura ir bebiendo poco a poco, aunque no tengas sed, sobre todo si estás en el trabajo o concentrado en alguna actividad durante mucho tiempo.

3. Mejora la salud de tu corazón
Cuando bebes agua de forma regular y en cantidad suficiente, estás ayudando a tu corazón a bombear la sangre con mayor facilidad, por lo que estás reduciendo el riesgo de sufrir un ataque al corazón.

El motivo es que el agua contiene oxígeno y éste se transporta gracias a la sangre, haciendo que llegue más cantidad de oxígeno y otros nutrientes esenciales a las células.

4. Te evitará algunos dolores de cabeza
El tejido del cerebro está compuesto en un alto porcentaje por agua, y algunas veces, cuando te duele la cabeza es probable que sea porque no has bebido suficiente agua, ya que éste es otro síntoma de la deshidratación.

5. Mejora tu forma física
El agua tiene la capacidad de mantener lubricadas tus articulaciones, favoreciendo la tonificación y la resistencia de tus músculos y ligamentos. Es muy importante que cuando vayas a realizar deporte, bebas agua antes, durante y después de realizarlo, ya que la deshidratación puede reducir tu capacidad para hacer ejercicio.

6. Mejora tu digestión y alivia el estreñimiento
Para que tu sistema digestivo realice la digestión de una forma adecuada, necesita el agua suficiente para que la motilidad del intestino se realice con normalidad.

Además de solucionar en algunas ocasiones los problemas de acidez estomacal, el consumo de fibra junto con la cantidad de agua adecuada, hace que mejore el paso de las heces por el intestino y que se realice una menor absorción de grasas, acelerando con ello el tránsito intestinal y evitando los problemas y molestias que puede provocar el estreñimiento.

Cuando no bebes agua suficiente, tu organismo drena todo el agua que puede, por lo que tu intestino no tendrá la cantidad suficiente para realizar la digestión con facilidad y las heces se volverán secas y duras dificultando su paso y evacuación.

7. Limpia tu organismo
El agua favorece la eliminación de toxinas y los productos de deshecho de tu organismo, favoreciendo la depuración del organismo.

Por este motivo, además de mejorar tu salud en general, impide la aparición de diversas enfermedades y reduce el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, como el de cólon, el de vejiga y posiblemente también el de pecho.

8. Reduce el riesgo de sufrir piedras en el riñón
En la orina hay sales y minerales que produce tu cuerpo, y si bebes agua suficiente, disminuirás su concentración, disminuyendo el riesgo de cristalización y de formación de piedras en el riñón y cálculos renales, que son algunos de los problemas de riñón más comunes.

9. Mejora el aspecto de tu piel
Tu piel va cambiando con el paso del tiempo, y la huella que van dejando los años en ella son las arrugas, pero que se noten más o menos va a depender de lo bien hidratada que tengas tu piel.

Además de cuidarla por fuera, es básico que la cuides por dentro, y uno de los alimentos básicos que necesita tu piel para que se mantenga joven y sana es el agua, ya que en caso contrario, la deshidratación hará que esas huellas del tiempo se noten más en tu piel.

Beber suficiente agua hará que tengas menos impurezas y que mejore la circulación de tu piel, ayudando a que luzca más resplandeciente.

10. Evitarás problemas dentales
Cuando tu cuerpo se encuentra hidratado, las sustancias encargadas del control de bacterias en la boca que se encuentran en tu saliva aumentan, por lo que estarás disminuyendo el riesgo de sufrir algunos problemas dentales, como la gingivitis o las caries.

11. Regula la temperatura de tu cuerpo
Beber la cantidad de agua que tu organismo necesita regula la temperatura bajándola. Cuando tu organismo no tiene el agua suficiente, la temperatura de tu cuerpo suele estar más elevada y tiendes a sudar evaporando más agua por los poros de tu piel.

12. Te ayudará a retener menos líquidos
Si bebes el agua suficiente, estarás reduciendo el riesgo de sufrir retención de líquidos y por tanto, librándote de la hinchazón que ésta genera.

Por eso, algunas dolencias como la celulitis, mejoran enormemente si bebes la cantidad de agua que tu organismo necesita.

Esto se debe a que cuanto mayor es el nivel de líquido en nuestro cuerpo, tendrás un mejor equilibrio electrolítico y una menor retención de agua en cada célula.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/12-estupendas-razones-para-beber-el-agua-que-tu-organismo-necesita/?utm_source=MisRemedios&utm_campaign=e2097fd28f-AUTOMATION_MR_general_8&utm_medium=email&utm_term=0_131f9f5bbd-e2097fd28f-13343697

Para prevenir enfermedades del corazón y mantener éste en forma, es muy importante mantenerse en un peso ideal, realizar ejercicio regular y llevar una dieta saludable.

La alimentación juega un papel muy importante en la prevención de ataques cardíacos y accidentes cardiovasculares, ya que ayuda a evitar las causas y los factores que predisponen a su aparición, que son principalmente la diabetes, la obesidad, el colesterol alto y la hipertensión.

Por eso, hoy te traigo 14 alimentos que puedes incluir en tu dieta habitual para favorecer la salud de tu corazón y evitar los accidentes cardiovasculares. ¡No te pierdas este artículo!
 
¿Por qué pueden ocurrir los accidentes cardiovasculares?
Uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo es el corazón, que se encarga de bombear la sangre para que llegue a todas las células de tu organismo.

Si por algún motivo, el suministro de la sangre se ve bloqueado y no llega a todas las secciones del corazón, se produce un ataque al corazón, también llamado accidente cardiovascular.

Las dolencias relacionadas con el corazón son una de las mayores causas de mortalidad en todo el mundo, y aunque la edad y los antecedentes familiares puede aumentar el riesgo de sufrirlas, la mayor parte de los factores de riesgo podemos evitarlos siguiendo un estilo de vida saludable.

¿Por qué son necesarios los alimentos saludables para el corazón?
Además de evitar el sobrepeso, hay tres índices que conviene tener controlados para tener una menor probabilidad de sufrir un ataque al corazón, y son:

Colesterol: es una grasa natural que está presente en las células del cuerpo y que es necesaria para el organismo funcione correctamente, pero cuyos niveles en sangre no deben superar los 200 miligramos por decilitro. Aunque la mayor parte se produce en el hígado, también puede obtenerse a través de lo que comes.
Glucosa: es la principal fuente de energía para el cuerpo humano, y se obtiene a través de los alimentos, principalmente a través de los hidratos de carbono. Si los niveles son los adecuados, hay menor riesgo de padecer diabetes, que es un factor que aumento el riesgo de padecer un accidente cardiovascular.
Tensión arterial: el corazón es el órgano que bombea la sangre a través de las arterias y las venas para que llegue a todos los órganos y células del cuerpo, pero cuando esta presión está demasiado elevada, se pueden producir problemas cardiovasculares. Cuidando la alimentación con nutrientes que favorezcan el funcionamiento correcto del sistema circulatorio, se disminuye este riesgo.
Afortunadamente, estos factores de riesgo se pueden controlar a través de la dieta, algo de ejercicio y en algunas ocasiones con la medicación adecuada si lo prescribe el médico. Todo lo que comes tiene un efecto significativo en tu salud cardiovascular, y de ahí la importancia de cuidar tu alimentación.

Una dieta sana rica en frutas y verduras, cuanto más frescas, mejor, cereales y granos enteros, pescado, carnes magras como la de pollo y pavo, legumbres, semillas y grasas insaturadas pueden ayudarte a mantener una buena salud cardiovascular. Eso sí, disminuye todo lo que puedas el consumo de grasas saturadas, el azúcar refinado, la sal y el alcohol, que son enemigos de una buena salud cardiovascular.


¿Cuáles son esos alimentos cardiosaludables?
Además de una dieta saludable y un poco de ejercicio, hay determinados alimentos que producen un efecto positivo sobre tu salud cardiovascular, y que puedes incluir entre tus alimentos habituales para beneficiarte de todas sus propiedades, y son los siguientes:

1. Aceite de Oliva
No podía faltar el aceite de oliva en esta lista, ya que gracias a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, aporta importantes beneficios para la salud cardiovascular, ya que eleva los niveles de colesterol bueno, disminuye los niveles de colesterol malo, contribuye a mantener la tensión arterial en niveles óptimos evitando la hipertensión y previene la aparición de diabetes.

Por todo ello, se convierte en el alimento número 1 que promueve una buena buena salud cardiovascular reduciendo el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares como una trombosis o un ataque al corazón.

2. Chocolate Negro
El cacao es una buena fuente de flavonoides, una sustancia que posee una potente actividad antiinflamatoria y antioxidante. Los flavonoides tienen la capacidad de mejorar tus niveles de óxido nítrico, ensanchando las venas y permitiendo una disminución de la tensión arterial. Segun un estudio publicado en The Journal of Nutrition, reveló que las personas objeto de estudio que tomaron chocolate negro durante 15 días, experimentaron tanto un descenso en sus niveles de tensión arterial como una mejora en su resistencia a la glucosa.

Recuerda que para beneficiarte de estas propiedades, el chocolate tiene que contener un mínimo de 70% de cacao, ya que de lo contrario, puede llevar mucho azúcar que no resulta conveniente. Por eso, si tu cuerpo te pide un poco de chocolate negro, concédete un respiro y toma unas onzas.

3. Granada
Las granadas pueden hacerle mucho bien a tu salud cardiovascular. Gracias a sus buenas propiedades, reducen la formación de depósitos en las venas, reduciendo los niveles de colesterol.

Según un estudio publicado en la Revista Americana de Nutrición Clínica en Mayo del Año 2000, el consumo habitual de zumo de granada incrementa la actividad de una encima que combate la oxidación del colesterol mejorando sus niveles.

4. Ajo
Los ajos, además de aportar un sabor peculiar a tus platos, son unos estupendos aliados para la salud cardiovascular, ya que tienen la capacidad de disminuir la presión arterial.

Cuando se trocea o machaca un diente de ajo, se libera una sustancia, la alicina, que es capaz de ensanchar los vasos sanguíneos, lo que se traduce en una disminución de la presión sanguínea. Así, la salud cardiovascular se ve favorecida disminuyendo el riesgo de padecer un accidente cardiovascular.

No te olvides de utilizar el ajo en tus comidas para beneficiarte de sus estupendas propiedades.

5. Nueces
Las nueces son uno de los frutos secos que más puede cuidar la salud de tu corazón, ya que tienen unos niveles altos de ácidos grasos Omega-3 y tienen la propiedad de reducir los niveles de colesterol malo así como los de colesterol total.

No obstante, no olvides que contienen una gran cantidad de calorías, por lo que no puedes abusar de ellos. Para no pasarte con las calorías consumidas de más, puedes consumir entre 50 y 100 gramos de nueces unas cinco veces por semana, y siempre dentro de una dieta sana y saludable.

6. Cúrcuma
Gracias a su contenido en curcumina, que tiene propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, la cúrcuma puede ser una buena aliada para prevenir accidentes cardiovasculares.

La cúrcuma ayuda a prevenir la agregación de plaquetas que pueden producir coágulos sanguíneos y que se formen depósitos en las arterias, reduciendo así las probabilidades de sufrir insuficiencia cardíaca e hipertensión.

Puedes utilizar la cúrcuma como especia para tus platos o añadirla a tu infusión o té para beneficiarte de todas sus propiedades.

7. Té verde
El té verde contiene flavonoides con propiedades antiinflamatorias que reducen la formación de placa en las paredes de las arterias, contribuyendo a la disminución de los niveles de colesterol malo y a la disminución de presión arterial. Además, beber té vede de forma habitual mejora la capacidad de tus venas para responder ante el estrés emocional y el estrés físico, por lo que se convierte en un buen aliado para tu salud cardiovascular.

Pero ten en cuenta que no puedes abusar de él, ya que por su contenido en oxalatos, puede favorecer la formación de piedras en el riñón, por lo que si eres propenso a sufrirlas, debes beberlo con moderación.

Para beneficiarte de sus propiedades, puedes tomar 1 o 2 tazas al día, ya que te ayudarán a disminuir los niveles altos de grasa en la sangre previniendo las enfermedades cardiovasculares.

8. Jengibre
El jengibre también trabaja protegiendo tu corazón, ya que te puede ayudar a evitar la formación de coágulos en la sangre y a combatir el síndrome metabólico, que engloba un grupo de enfermedades como la obesidad, la resistencia a la insulina, la alta presión arterial y los niveles altos de colesterol. Los componentes del jengibre juegan un papel fundamenal en conseguir estos efectos beneficiosos.

Recuerda que pueden añadir un poco de jengibre fresco a algunos de tus platos cuando estés cocinando, o incluso a tus ensaladas para tomarlo fresco, y así, poder beneficiarte de sus buenas propiedades para tener una buena salud cardiovascular.

9. Tomate
El tomate contiene licopeno, un estupendo antioxidante que puede hacer bajar los niveles de colesterol malo y los triglicéridos, al mismo tiempo que evitan que la sangre se coagule, disminuyendo así el riesgo de padecer un accidente cardiovascular.

Por eso, no te olvides de poner tomate fresco en tu ensaladas, tomarlo en forma de zumo o añadirlo a tus platos siempre que puedas. También puedes optar por preparar tú mismo una salsa de tomate casera, sin tantos aditivos como la que venden comercialmente, que puedes añadir luego a muchos de tus platos, como los de pasta.

10. Naranjas
Un buen zumo de naranja recién exprimido por las mañanas es una buena fuente de flavonoides, un antioxidante repleto de buenas propiedades para tu salud. Además de mejorar los niveles de colesterol en tu organismo, consumir a diario zumo de naranja ayuda a evitar la hipertensión, por lo que te estarás beneficiando en este doble aspecto y disminuyendo así los riesgos de sufrir un accidente cardiovascular.

No te olvides por tanto de consumir esta estupenda fruta, que además te aportará buenos niveles de vitaminas como la C, ácido fólico y potasio, que contribuirán a preservar la buena salud de tu corazón.

11. Salmón
El salmón, gracias a su contenido en ácidos grasos omega-3, ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos e incrementa la fluidez de la sangre. Esto es posible porque mejora la elasticidad de las paredes arteriales disminuyendo la acumulación de placa, lo que se traduce en una disminución del riesgo de padecer un accidente cardiovascular.

Para beneficiarte de estas propiedades, en una dieta saludable se recomiendan tomar unas tres raciones de pescado a la semana, que pueden ser dos de pescado blanco y otra de pescado azul como el salmón.

12. Fresas
Las fresas son una buena fuente tanto de magnesio como de potasio, dos nutrientes esenciales que te ayudarán a mantener óptimo tu nivel de presión arterial sanguínea, eliminando así los riesgos que se asocian con la presión arterial alta.

También tienen la capacidad de reducir el colesterol malo, gracias a su contenido en antioxidantes y pectina, lo que les convierte en una fruta muy saludable para tener una buena salud cardiovascular.

13. Remolacha
La remolacha es una buena hortaliza que puede favorecer tu salud cardiovascular en más de un sentido.

Por un lado, gracias a su alto contenido en fibra soluble, evitará que el colesterol malo se deposite en las paredes de tus arterias, reduciendo así el riesgo de sufrir una embolia o un ataque cardíaco.

Por otro lado, gracias a su alto contenido en nitritos, que se convierten en óxido nítrico al llegar al organismo, contribuyen a que los vasos sanguíneos se dilaten y relajen, consiguiendo que sangre circule mejor y bajando la tensión arterial.

Con el consumo de remolacha en tu dieta habitual, consigues reducir dos factores de riesgo que son enemigos de una buena salud cardiovascular, por lo que se hace más que recomendable su consumo.

14. Legumbres
Las legumbres como las lentejas, garbanzos o judías, contienen proteínas de gran calidad y poca grasa que favorecen unos buenos niveles de colesterol en sangre.

Para beneficiarte de sus buenas propiedades, se recomienda el consumo de legumbres dos o tres veces por semana dentro de una dieta saludable, y siempre cocinadas mejor con verduras que con otros alimentos que contengan demasiada grasa.

Fuente: http://misremedios.com/vida-sana/alimentos-disminuyen-riesgo-accidente-cardiovascular/

El aceite de oliva es la base de la dieta mediterránea, y es denominado como el oro líquido de la al...

La piel seca puede resultar problemática, sobre todo en climas secos o en estaciones frías. La piel ...

Seguro que más de una ocasión has leído que el agua es sinónimo de vida, y no podía ser menos para t...

Al igual que es importante el reposo en las primeras fases, es fundamental que, posteriormente, empe...

Para prevenir enfermedades del corazón y mantener éste en forma, es muy importante mantenerse en un ...

El consumo mínimo diario de fibra, para mantener un correcto funcionamiento de nuestro organismo, de...

Los frutos secos siempre son un buen tentempié para acompañar una película, las charlas familiares o...

Como hemos comentado en varias ocasiones, el nacimiento de un nuevo miembro de la familia es un acon...

More Articles

More From: Salud y Belleza

ARTÍCULOS DE INTERÉS

            

Conoce a los candidatos a Presidente

Ricardo Anaya PAN-PRD-MC
AMLO MORENA-PT-PES
José Antonio Meade PRI-PVEM-NA
Margarita Zavala - Independiente
El Bronco - Independiente
Volver
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com