Aunque en el mercado hay infinidad de productos de limpieza para el hogar, desde multiusos a específicos dependiendo de las zonas que haya que limpiar, también puedes recurrir a productos más caseros realizados por tí y beneficiarte de sus ventajas, tanto para tu salud como para el medio ambiente.

Si quieres realizar una desinfección de una forma más natural en tu hogar, además de evitar los químicos, ahorrar un poco de dinero y ayudar al medioambiente, este artículo es para ti. ¡No te lo pierdas!.
 
Limpiadores de hogar naturales: una opción muy saludable
Los limpiadores comerciales, detergentes y lavavajillas líquidos que se venden comercialmente, pueden afectar tu salud de varias maneras. Además, hay que añadir el hecho que la mayoría no son biodegradables y pueden contaminar el medioambiente, repercutiendo negativamente también en la salud a largo plazo.

Como alternativa a todos estos productos comerciales, puedes utilizar productos no tóxicos como pueden ser el vinagre, el bicarbonato de sodio, el jabón de castilla, el bórax (o borato de sodio), así como aceites esenciales naturales para hacer todo tipo de productos de limpieza caseros más seguros como limpiadores multiusos, detergentes, jabón para la vajilla e incluso ambientadores.

El problema muchas veces de los productos de limpieza que se venden normalmente en establecimientos para limpiar el hogar es que contienen demasiados químicos que pueden ser tóxicos a la larga y que pueden permanecer en tu hogar durante mucho tiempo poniendo en peligro tu salud y la de los tuyos, ya que puede aumentar el riesgo de sufrir varias enfermedades.

La exposición continuada a ciertos productos químicos, puede causar irritación en los ojos y en el tracto respiratorio, además de interferir con la actividad hormonal normal, incrementar en algunos casos el riesgo de sufrir un cáncer, desarrollar un trastorno de déficit de atención con hiperactividad, o incluso defectos en el sistema nervioso.

Por todos estos motivos, hoy te voy a proponer hasta seis soluciones caseras que puedes preparar con productos más naturales y que puedes utilizar para limpiar tu hogar de forma menos tóxica. Si quieres saber cuáles son, no dejes de leer este artículo.

6 Limpiadores naturales para tu hogar

1. Limpiador multiusos
Hay algunos limpiadores que se publicitan con el nombre de antibacterianos, pero se han asociado a la aparición de otras bacterias más resistentes que pueden incluso oponer resistencia a los medicamentos. Por eso, puedes probar con esta alternativa casera y natural que puedes utilizar para eliminar manchas, residuos, moho, desinfectar los suelos, las placas de cocina e incluso los grifos.

Para prepararlo vas a necesitar:

2 tazas de agua.
1 taza de vinagre de vino blanco.
2 cucharadas de bicarbonato de sodio.
10 gotas de aceite de árbol de té.
1 botella atomizadora con spray.
Pon todos los ingredientes en un recipiente, remueve para que se integren y vierte la mezcla final en la botella atomizadora con la ayuda de un embudo, para evitar que se desperdicie la menor cantidad posible.

Puedes rociar las zonas donde haya suciedad como las encimeras, azulejos, suelos, grifos y pasar una bayeta húmeda para frotar y retirar los restos. Puedes dejar secar al aire o secar con un trapo seco de algodón para finalizaar.

El vinagre puede eliminar la grasa y el mal olor, mientras que el aceite de árbol de té actúa desinfectando las zonas a tratar. Por otra parte, el bicarbonato de sodioreacciona con el vinagre descomponiendo la suciedad y las partículas de grasa, por lo que facilita la limpieza de las zonas difíciles.

2. Limpiador para el baño
Este limpiador natural es especial para el inodoro, ya que actúa eliminando las manchas difíciles sin generar vapores tóxicos, como pueden hacerlo otros productos comerciales más agresivos. Como lleva aceite de árbol de té, te ayudará a eliminar las bacterias que pueda haber en el inodoro además de dejar el inodoro fresco.

Para preparar este limpiador, vas a necesitar:

1/2 taza de bicarbonato de sodio.
1 taza de vinagre de vino blanco.
1/2 cucharadita de aceite esencial de árbol de té.
1 botellita atomizadora.
Lo primero que tienes que hacer es poner el vinagre de vino junto con la media cucharadita de aceite de árbol de té en una botellita atomizadora, y cerrarla agitando para que se mezclen ambos ingredientes.

Rocía con esta mezcla el interior del inodoro, la tapa y el asiento, dejando reposar la mezcla unos 15 minutos.

Pasado este tiempo, tienes que espolvorear el bicarbonato de sodio sobre las zonas donde has rociado con el spray y dejar actuar unos 5 minutos más.

Para terminar, tienes que frotar el interior del inodoro con un cepillo especial para esta zona y aclara con agua, para que quede bien limpio y desinfectado.

3. Detergente líquido para la ropa
En esta ocasión vas a combinar la acción limpiadora del bórax, también conocido como borato de sodio, con el carbonato sódico, y jabón de castilla o de marsella, según prefieras. La preparación no sólo te ayudará a eliminar las manchas de la ropa, ya que si además eliges un aceite esencial con propiedades antisépticas como el de árbol de té o el de lavanda, te ayudará a evitar el crecimiento de microbios tanto en el detergente como en la ropa.

Para esta preparación vas a necesitar:

1 taza de bórax
1 taza de carbonato de sodio
1 taza de jabón de castilla
10-15 gotas de aceite esencial opcional
17 tazas de agua
Comienza poniendo 6 tazas de agua en una olla y cuando rompa a hervir, apaga el fuego. A continuación, añade el bórax y el carbonato de sodio, removiendo con cuidado para que los dos ingredientes se disuelvan por completo.

En otro recipiente grande, pon las tazas de agua restantes junto con el jabón de castilla y el aceite esencial que hayas elegido. Añade poco a poco la mezcla caliente de bórax y carbonato de sodio y mezcla con cuidado para que se integren bien todos los ingredientes.

Finalmente, pon la mezcla en un recipiente en el que vayas a almacenarlo que sea de vidrio preferiblemente.

Puedes utilizar media taza de este detergente líquido casero para una carga completa de ropa que vayas a lavar en la lavadora. Además, si necesitas eliminar alguna mancha específicamente, puedes aplicar un poco de esta mezcla sobre las manchas antes de meterlas en la lavadora.

4. Lavavajillas líquido
El jabón de Castilla, al estar hecho con aceite de oliva, es una alternativa libre de tóxicos que puedes utilizar para lavar tus platos, vasos y toda tu vajilla en general.  Además,  será una opción muy respetuosa con tu piel, ya que no la resecará como pueden hacer otros lavavajillas convencionales.

En esta ocasión vas a necesitar:

1 taza más 1/4 de agua hirviendo.
1/4 de jabón de castilla en barra, rallado.
1 cucharada de carbonato de sodio.
1/4 de jabón de castilla líquido.
10 gotas del aceite esencial que elijas.
Pon el agua a calentar, y cuando rompa a hervir, añade el jabón de castilla rallado removiendo hasta que se disuelva bien. A continuación, añade el carbonato de sodio y el jabón de castilla líquido sin dejar de remover para que se mezclen todos los ingredientes.

Deja que la mezcla se enfríe antes de añadir los aceites esenciales y remueve de nuevo antes de ponerlo en un recipiente que vayas a utilizar para guardarlo y utilizarlo mientras lavas la vajilla.

5. Limpiador de cristales y espejos
Las manchas y suciedad de los cristales y espejos pueden salir fácilmente con la ayuda de este limpiador realizado de forma fácil con productos naturales libres de tóxicos.

Para preparar el limpiador vas a necesitar:

1/4 de taza de vinagre de vino blanco.
1/4 de taza de alcohol isopropílico.
1 cucharada de harina de maíz.
2 tazas de agua.
10 gotas de aceite esencial de tu elección.
1 Botellita atomizadora.
Pon todos los ingredientes en una botellita atomizadora y agita bien durante 2 minutos para que se mezclen todos los ingredientes correctamente. Puedes rociar la mezcla sobre los espejos, superficies de vidrios y cristales de las ventanas, pasando a continuación un paño de algodón para finalizar la limpieza.

6. Ambientador natural
Para completar la limpieza de tu hogar, también puedes realizar un ambientador natural que te ayude a eliminar los olores desagradables que puedan aparecer.

Para hacerte tu propio ambientador natural vas a necesitar:

15 gotas del aceite esencial de tu elección.
1/2 taza de vinagre blanco.
1 taza y 1/2 de agua.
1 botellita atomizadora.
Para preparar este ambientador casero, vas a necesitar un aceite esencial que te guste. El de lavanda o el de limoncillo son dos ejemplos muy refrescantes que le aportarán buen olor a tu hogar.

Pon todos los ingredientes en una botellita atomizadora y agita bien para que se mezclen todos los ingredientes. A continuación, puedes rociar las estancias de tu hogar un par de veces al día para aportar buen olor de una forma natural.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/limpiar-hogar-sin-productos-toxicos/

¿Alguna vez te has despertado por la noche con un intenso dolor en la pierna durante unos segundos? ¿Has tratado de moverla pero el dolor persiste, hasta que pasado un rato desaparece? Seguramente, lo que te ha ocurrido es que te ha dado un calambre muscular en la pierna.

Si quieres saber qué son exactamente los calambres o espasmos musculares, cuáles son las causas que pueden producirlos y qué puedes hacer para prevenirlos, te invitamos a que leas este artículo.
 
¿Qué Es un Calambre Muscular?


Puede que alguna vez tras realizar ejercicio, o también estando durmiendo, sientas un dolor agudo en tu pantorrilla o en el pie. Tus músculos de repente se ponen duros, notas como si se apretaran y se tensaran, y eso te provoca un fuerte dolor momentáneo. Esto es lo que ocurre cuando sufres un calambre o espasmo muscular.

Esta dolencia se caracteriza por la contracción de los músculos de una zona, que pueden tardar algunos segundos hasta relajarse, provocándonos un dolor intenso.Es habitual, que tras el calambre sintamos el músculo donde se ha producido el espasmo dolorido durante unas pocas horas, o incluso un día.


Las zonas más frecuentes donde se producen son en las piernas y en los pies, aunque también pueden darse en las manos, los brazos, el muslo o el abdomen.

Si estos calambres ocurren de forma poco frecuente no hay que alarmarse, ya que podemos tratarlos en casa. Por el contrario, si los espasmos musculares se producen de forma muy seguida, es recomendable consultar al médico ya que puede relacionarse con problemas de salud.

¿Por Qué Puedo Sufrir Calambres?


Entre las causas que pueden producir espasmos o calambres musculares, podemos identificar como desencadenantes:

Mala circulación de la sangre
Lesiones musculares
Ejercitarse en condiciones de calor o frío excesivo
El uso repetido de un mismo músculo durante el ejercicio
Sufrir estrés
No realizar estiramientos antes de practicar ejercicio
Deshidratación
Falta de minerales en la sangre como potasio, calcio o sodio
Hipotiroidismo
Sedentarismo
Embarazo
Efectos secundarios de la medicación
Llevar los zapatos equivocados
Como te comentábamos antes, aunque los espasmos se pueden producir en cualquier momento del día, es muy común sufrirlos durante nuestras horas de sueño. Las causas de que se produzca en este momento en concreto no se llegan a comprender del todo, pero se apunta a que puede deberse a dormir en una mala posición durante el sueño.

¿Quién Es Más Propenso a Sufrirlos?


Todos podemos sufrir espasmos musculares, pero es cierto que hay ciertos factores que nos pueden hacer más propensos a tenerlos. Las personas mayores, los bebés, los atletas, las personas obesas, las que fuman y las que toman algunos medicamentosos diuréticos, se encuentran entre ellas.


5 Formas de Prevenir Los Calambres Musculares


Como se suele decir, más vale prevenir que curar, por eso vamos a darte unos cuantos consejos que te ayudarán a reducir el riesgo de que aparezcan los calambres o espasmos musculares.

Mantente hidratado. Ya te hemos contado en numerosas ocasiones la importancia que tiene mantener una buena hidratación para nuestra salud. Para este caso ocurre lo mismo. Es muy recomendable que tanto antes, durante y después del ejercicio bebas agua, y sobre todo si hace calor. Esto no solo te ayudará a prevenir los calambres sino que mejorará tu rendimiento.
 

Realiza estiramientos, sobre todo antes y después de hacer ejercicio.
 

Guarda una dieta sana y equilibrada y come alimentos ricos en potasio, calcio, magnesio y sodio, como por ejemplo plátanos o aguacates.
 

Limita el alcohol y la cafeína, ya que pueden hacer que te deshidrates antes.
 

Aumenta de forma gradual tu nivel de actividad. Cuando vayas a realizar ejercicio tómatelo con calma y ve progresando poco a poco, no te fuerces demasiado y así evitarás sobrecargar tus músculos.
 

¿Qué Hacer para que los Calambres Musculares Desaparezcan?


A continuación te explicamos qué es lo que puedes hacer para aliviar el dolor del espasmo muscular una vez se ha producido.

Masajea los músculos de la zona afectada. Con tus pulgares, y con un nivel de presión medio, ve masajeando los músculos de la zona donde te ha dado el calambre, dibujando un movimiento circular con los dedos. Hazlo tanto en área en la que sientes el dolor, como alrededor de ella para ayudar a mejorar tu circulación. Realiza el masaje durante unos minutos hasta que notes que el dolor disminuye.
 

Realiza estiramientos. Cuando sufrimos un calambre, nuestros músculos se quedan agarrotados y rígidos debido a los espasmos, y el estiramiento nos ayudará a que se relajen y se ablanden. Cuando notes que empieza a dolerte el músculo por la tensión, deja la actividad que estabas haciendo y trata de estirarlo por donde se está produciendo el calambre.

Por ejemplo, imagina que te da en una pierna cuando estás durmiendo. Una buena forma de detener el calambre es levantándote y poniéndote de pie, ya que al poner algo de peso en la pierna donde sientes esa rigidez, el dolor disminuirá.

También puedes sentarte en una silla y estirar tus piernas, sin doblar las rodillas. Con los dedos de las manos tócate las puntas de los pies y estira hacia ti.

Realiza un baño con sales de Epsom. Otro buen remedio para calmar el dolor tras un calambre muscular es darse un baño con sales de Epsom. Para prepararlo, llena la bañera con agua tibia y echa sales de Epsom. A continuación, toma un baño durante 10 o 20 minutos. Gracias al calor del agua y a las sales tus músculos se calmarán, destensándose y aliviando el dolor.


Aplica frío en la zona. El frío puede ayudarte a aliviar el dolor, por lo que puedes aplicarte una bolsa de hielo o una compresa fría en la zona afectada, pero recuerda poner una toalla o venda entre la piel y el hielo para evitar dañarla. Mantén el frío entre unos 5 y 15 minutos para notar alivio.


Levanta la zona afectada. Cuando se sufre un calambre muscular es bueno ayudar a mejorar la circulación para aliviar el dolor, y eso podemos conseguirlo elevando la zona muscular afectada. Si el calambre te ha dado en la pierna por ejemplo, mantenla en alto apoyándola sobre un cojín durante un buen rato.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/calambres-musculares/?utm_source=MisRemedios&utm_campaign=21b97ee578-AUTOMATION_MR_general_8&utm_medium=email&utm_term=0_131f9f5bbd-21b97ee578-13343697

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo, que a menudo descuidamos. Sin embargo, requieren unos cuidados específicos, no solo para que luzcan bonitos, sino también para mantenerlos sanos. Al soportar todo el peso de nuestro cuerpo, los pies sufren mucho desgaste, por lo que están expuestos a lesiones e infecciones.

¿Quieres conocer los mejores consejos para tener unos pies bien cuidados? ¡Enseguida te los cuento!
 
Los Pies También Necesitan Cuidados

Cuidar nuestro cuerpo es importante, no solo para lucir bien, sino para mantenerlo fuerte y saludable. Cada vez más la gente se ha ido concienciando, e incluso los hombres cuidan mucho más su piel y su cuerpo de lo que lo hacían antaño.

Sin embargo, a menudo olvidamos cuidar una parte fundamental de nuestro cuerpo: los pies. Parece que al ser una parte que suele estar cubierta, no merece los mismos cuidados que otras zonas de nuestro cuerpo. Pero lo cierto es que sí necesitan ser mimados, ya que desempeñan un papel muy importante: soportar todo el peso de nuestro cuerpo.

Cuidar tus pies correctamente te ayudará a combatir y prevenir dolores, infecciones y otros problemas, además del mal olor. Por otra parte, gracias a esta serie de cuidados, también conseguirás que tus pies luzcan más suaves, limpios y bonitos.

No hace falta acudir a un podólogo o a un centro de pedicura para poder cuidar tus pies correctamente. Siguiendo estos sencillos consejos conseguirás mantenerlos limpios y sanos, para evitar problemas tanto a corto como a largo plazo.


1. Lávalos Regularmente
Los pies son una parte del cuerpo que suele sudar más que otras. Lavarlos con regularidad te ayudará a mantenerlos limpios para evitar malos olores e infecciones. Lávalos dos veces al día, al levantarte y al acostarte, con un jabón suave o antiséptico.

No uses agua demasiado caliente, ya que podría eliminar los aceites naturales de la piel; por eso es mejor usar agua tibia. Finalmente, sécalos a conciencia, para evitar que se puedan formar hongos, sobre todo entre los dedos.

2. Exfólialos
La piel de los pies es más gruesa y diariamente sufre agresiones al caminar o incluso a causa del roce de los zapatos, lo que provoca que se acumule una gran cantidad de piel muerta. Es por eso que es esencial eliminar esa piel muerta, para evitar que se formen callos y durezas.

Con una lima de pies o una piedra pómez, elimina todas esas células muertas, al menos, dos veces por semana. Antes de hacerlo es recomendable reblandecer la zona, remojando los pies en agua tibia durante 10 minutos.

Finalmente, después de exfoliar tus pies, enjuágate con agua fría y sécate bien. Puedes aplicar al final una crema hidratante para dejarlos todavía más suaves e hidratados.

3. Mantenlos Hidratados
Con todas las agresiones externas que sufren, los pies suelen volverse secos y agrietados. Para evitarlo, aplícate crema hidratante dos veces al día, después de lavarte los pies, sobre todo por la noche

Puedes aplicarla dándote un masaje, haciendo movimientos circulares a lo largo de toda la planta del pie. Sin embargo, procura no aplicar demasiada crema entre los dedos, ya que si esa zona se queda húmeda podría propiciar la aparición de bacterias u hongos.

En lugar de crema hidratante, también puedes utilizar aceites esenciales calientes, aceite de oliva o de coco e incluso manteca de cacao.

4. Cuida sus Uñas
Las uñas de los pies también necesitan un cuidado específico. No hace falta una pedicura profesional, tan solo necesitarás cortarlas y limarlas cada dos semanas aproximadamente. Para cortar las uñas de tus pies correctamente, no uses tijeras sino un cortauñas. Intenta no cortarlas demasiado cortas o podrían dolerte al caminar.

También es importante limar luego las esquinas para que no queden ángulos demasiado marcados, ya que podrías desarrollar uñas encarnadas, que pueden llegar a ser muy dolorosas.

Finalmente, también puedes empujar suavemente las cutículas con un bastoncillo, y aplicar aceite para hidratarlas. Es importante no cortarlas, solo empujarlas y muy suavemente, o podrías hacerte daño e incluso desarrollar una infección. Finalmente, también puedes tirar suavemente de los dedos hacia delante y hacia atrás para estirarlos y

5. Masajéalos
Como te comentaba, los pies sufren mucho diariamente, ya que tienen que soportar todo nuestro peso durante muchas horas. Es por eso que masajearlos diariamente te ayudará a aliviar dolores y mantenerlos sanos y fuertes.

Solamente con hacer un masaje de 5 minutos al final del día bastará. Puedes usar aceite de oliva o de coco caliente para hacerlo. Utiliza tus pulgares para ir presionando la planta de los pies, con movimientos circulares. No te olvidesde masajear el empeine y los tobillos, también forman parte de tu pie.

Masajear tus pies diariamente te otorgará muchos beneficios, tales como:

Mejorar la circulación sanguínea en los pies y las piernas.
Relajar los pies después de un largo día.
Aliviar el dolor y la inflamación del pie.
Reducir molestias asociadas con la sensación de ardor de pies.
Promover un sueño profundo.
Conseguir unos tobillos más fuertes y flexibles.

6. Usa un Calzado Adecuado
El calzado debe servir para proteger nuestros pies de las agresiones externas, y para que caminar sea lo más cómo posible. Es por eso que debemos elegir un calzado adecuado, que cumpla las siguientes características:

Los zapatos deben ajustarse bien al pie, no dejándolo demasiado apretado ni demasiado holgado.

Los zapatos no deben ser demasiado estrechos en la punta, o podrían provocar rozaduras y ampollas.

Los materiales del zapato deben ser flexibles y transpirables. Además, la suela también debe ser flexible para caminar correctamente.

Evita los zapatos demasiado planos o con tacón demasiado alto. La altura adecuada del tacón del zapato debería oscilar entre 2 y 4 cm. Además, el tacón no debe ser fino, sino ocupar toda  la base del talón.

Los zapatos deben sujetarse bien al pie. Evita las chanclas o sandalias que no se aten al tobillo.

Elige zapatos que se adapten a cada situación. Recuerda que existen zapatos específicos, por ejemplo, para hacer deporte, para ir a la montaña o para estar muchas horas de pie.

7. Dales un Buen Baño Relajante
Darte un baño relajante de pies de vez en cuando te ayudará a calmarlos y relajarlos, sobre todo después de una dura jornada. Para preparar un baño relajante de pies, puedes llenar un barreño con agua tibia y añadir media taza de sal de epsom. También puedes añadir unas gotas de algún aceite esencial para hacerlo todavía más relajante y agradable.

Sumerge tus pies en el barreño durante 10 o 15 minutos para que las sales y los aceites hagan efecto. Te ayudarán a rebajar la hinchazón de pies y tobillos, y a relajarlos por completo. Después, también puedes aprovechar para exfoliarlos con una lima o una piedra pómez.

Recuerda secar a conciencia tus pies, sobre todo entre los dedos, para evitar posibles infecciones por hongos o bacterias. Además, puedes finalizar el baño relajante aplicándote crema hidratante para conseguir unos pies todavía más suaves y sanos.

8. Protégelos del Sol
Proteger tu piel del sol es esencial, sobre todo en los meses de verano, donde los rayos solares inciden más directamente sobre nuestra piel. Sin embargo, muchas veces olvidamos que los pies también son una parte del cuerpo que debemos proteger del sol.

Aplicar crema solar en nuestros pies es muy importante para evitar quemaduras, sobre todo en la parte del empeine, que recibe más a menudo los rayos solares. Recuerda que no solamente es necesario proteger tu piel cuando tomes el sol, sino también cuando salgas simplemente a pasear, sobre todo en los meses de verano. Además, también es recomendable no exponerse al sol en las horas de mayor intensidad, es decir, de 12 a 16 h.

9. Aíslalos del Sudor
Los pies son una de las partes del cuerpo que más suele sudar y, en consecuencia, que más a menudo suele desprender mal olor. Además, el olor no es el único problema causado por el sudor. Ese ambiente húmedo que se crea por culpa del sudor es perfecto para la reproducción de hongos y bacterias.

Por eso, a parte de lavarlos a menudo, también es recomendable usar calcetines hechos de materiales absorbentes, como por ejemplo el algodón. Evita los calcetines de fibras sintéticas, ya que retienen la humedad favoreciendo la proliferación de hongos y bacterias.

Además, como te comentaba antes, es necesario que los zapatos que uses también sean de materiales transpirables para que no se acumule el sudor. Otro consejo respecto al calzado, es que al llegar a casa te cambies los zapatos y los calcetines si notas que has sudado. Esto te ayudará a mantener tus pies secos y libres de sudor.

Si tus pies suelen sudar bastante, un truco casero consiste en espolvorear polvos de talco en los zapatos e incluso en los calcetines, antes de ponértelos. Esto ayudará a absorber mejor el sudor y mantener los pies secos durante más tiempo.

10. Examínalos a Menudo
Finalmente, el último consejo que deberías seguir para mantener unos pies sanos es examinarlos a menudo. Cada día, cuando te los laves, tómate un tiempo en analizar tus pies para localizar posibles rozaduras, ampollas, heridas, protuberancias, problemas en las uñas o infecciones bacterianas o fúngicas.

Cuando llega el calor sofocante del verano hasta se hace difícil seguir con nuestra vida cotidiana. Es entonces cuando recurrimos a bebidas y alimentos que nos alivien un poco las altas temperaturas. ¿Pero sabías que muchos de los alimentos que creemos que nos refrescan, en realidad hacen todo lo contrario?

Si quieres conocer cuáles son las mejores bebidas y alimentos para combatir las altas temperaturas, y sobre cuáles estamos totalmente equivocados, no te pierdas este artículo.
 
¿Cómo Regula Nuestro Cuerpo la Temperatura?

En los meses más calurosos del año nuestro cuerpo sufre las consecuencias del calor extremo: todo nos fatiga, se nos quitan las ganas de hacer cualquier actividad e incluso hasta las ganas de comer. Incluso aparecen los temidos golpes de calor, sobre los que ya te dimos algunos consejos para poder combatirlos.

Pese a que la temperatura puede variar mucho entre el invierno y el verano, nuestro cuerpo mantiene siempre una termoneutralidad, es decir, se mantiene siempre a la misma temperatura aunque haya cambios de temperatura externos. La temperatura normal de nuestro cuerpo se sitúa en unos 38° en la parte interna y entre 35-37º en la parte externa. Si sube o baja de esta temperatura podría ser por causas patológicas, es decir, a causa de alguna dolencia o enfermedad.

Por ejemplo, si nuestra temperatura corporal baja podría ser señal de hipotiroidismo, y si sube podría ser que alguna infección nos está provocando fiebre. Además, en la segunda mitad del ciclo menstrual de las mujeres la temperatura suele subir ligeramente a causa de las hormonas. Por otra parte, es normal que nuestra temperatura suba ligeramente por las tardes y baje de madrugada. También habrás notado que al hacer ejercicio  aumenta tu temperatura corporal y de hecho esto afecta al rendimiento, por eso existen técnicas de enfriamiento para deportistas, como por ejemplo enfriar la piel con toallas húmedas o con agua directamente.

Sudar es el método más eficaz que tiene nuestro cuerpo para bajar su temperatura y mantenerla en los niveles adecuados. El sudor actúa como termoregulador, por eso cuando hacemos ejercicio o cuando hace mucho calor tendemos a sudar más. Gracias al sudor conseguimos mantener nuestro cuerpo a una temperatura adecuada, ya que al evaporarse conseguimos que nuestro cuerpo se enfríe.

Aun así, nuestra dieta, es decir, lo que bebemos y comemos, puede ser determinante también a la hora de mantener una buena temperatura corporal, sobre todo en los meses de verano, cuando el calor aprieta. Sin embargo, muchas veces tomamos equivocadamente bebidas y comidas que pensamos que nos van a ayudar a enfriarnos y, todo lo contrario, incluso algunas de ellas nos perjudican en ese aspecto.

5 Alimentos que Creemos que Combaten las Altas Temperaturas… Pero No

Como te comentaba, existen ciertos alimentos sobre los que hay una creencia generalizada de que ayudan a enfriar nuestro cuerpo. Sin embargo, está más que comprobado que muchos de ellos no son eficaces e, incluso, llegan a ser contraproducentes, es decir, calientan nuestro cuerpo en lugar de enfriarlo.

Alcohol: Cuántas veces habremos tomado una cerveza bien fresquita para combatir el calor, ¿verdad? Pues lo cierto es que aunque su temperatura fría pueda engañarnos, su contenido en alcohol nos deshidrata, porque actúa como vasodilatador. Esta deshidratación afectará negativamente a la sudoración que, como te comenta, es la encargada de mantener la temperatura de nuestro cuerpo. Por otra parte, el alcohol contiene muchas calorías por lo que cualquier bebida con alcohol, por muy fría que esté, terminará aumentando la temperatura de nuestro cuerpo.

Bebidas muy frías: Otra tendencia habitual para paliar el calor extremo es tomar bebidas muy frías. Sin embargo, una bebida muy fría puede inhibir la sudoración a causa del gran contraste entre frío y calor que sentiremos. Y como te comentaba antes, el sudor es un termoregulador, es la manera más eficaz que tiene nuestro cuerpo de mantener una temperatura adecuada. Por eso siempre será mejor tomar bebidas frescas, pero no excesivamente frías.

Refrescos azucarados: Los refrescos y los zumos concentrados suelen tener un gran contenido en azúcares. Estos azúcares exigen a nuestro cuerpo un gran trabajo metabólico para poder digerirlos y sintetizarlos. Esto incluso puede llegar a calentar el cuerpo en lugar de enfriarlo, aunque los tomemos bien fríos. Además, recuerda que como te comentaba antes, si los tomas excesivamente fríos podrías llegar a inhibir la sudoración e impedir así que tu cuerpo sea capaz de regular correctamente su temperatura.

Helados: Tomar un helado es otro de los métodos más comunes por los que optamos para enfriarnos en verano. Sin embargo, nuestro cuerpo necesita mucho trabajo metabólico para digerir sus azúcares, al igual que te comentaba con los refrescos. Este exceso de trabajo metabólico hace que el frescor del helado no compense esta ingesta de calorías, por lo que en lugar de enfriar nuestro cuerpo podemos incluso llegar a calentarlo más.

Granizados: Los granizados mezclan dos inconvenientes que ya te hemos comentado. Por una parte están demasiado fríos y pueden inhibir la sudoración y, por la otra, contienen muchos azúcares que exigirán a tu organismo un trabajo metabólico que podría contribuir a calentar tu cuerpo. En definitiva, los granizados pueden parecer una opción muy refrescante pero, en realidad, no son recomendables.

10 Alimentos que Combaten las Altas Temperaturas

La dieta ideal para las altas temperaturas es una dieta baja en calorías y repleta de productos frescos para así ayudar a nuestro cuerpo a mantener una temperatura adecuada. Recuerda que las calorías aumentan nuestra temperatura corporal y, aunque en invierno eso pueda venirnos bien, en verano nos dará más calor.

A continuación encontrarás una lista con los mejores alimentos para bajar nuestra temperatura en verano:

Agua fresca: El sudor ayuda a nuestro cuerpo a regular su temperatura, pero sudar mucho también contribuye a deshidratarnos. Por eso, ya que en verano sudamos más porque nuestro cuerpo necesita bajar más nuestra temperatura, también necesitamos ingerir más líquidos. Sin duda, lo mejor que podemos hacer para combatir la deshidratación es beber agua, al menos 2 litros diarios. Y, como te comentaba antes, es conveniente que el agua esté fresca pero no excesivamente fría, para evitar así inhibir la sudoración.

Fruta fresca: Como te comentaba, uno de los inconvenientes del calor veraniego es que sudamos más y eso se traduce en una deshidratación. Tomando frutafresca conseguiremos hidratarnos y refrescarnos a la vez, gracias a su gran contenido en agua. Puedes tomar alguna pieza de fruta o también puedes optar por hacer deliciosos zumos de frutas naturales bien fresquitos para enfriar tu temperatura corporal. Eso sí, recuerda que si están demasiado fríos podrías inhibir la sudoración y eso no te ayudará a enfriarte; tómalos frescos.

Verduras frescas: Las verduras, al igual que las frutas, también son muy ricas en agua. Por eso son un alimento ideal para tomar en verano, para compensar esa deshidratación que nos provoca sudar de más. Puedes tomarlas crudas, en forma de ensalada o también en forma de cremas frías para ayudar todavía más a refrescar tu cuerpo.

Bebidas calientes: Aunque pueda parecer una contradicción, las bebidas calientes pueden ayudar a refrescar tu cuerpo. ¿Cómo? Al igual que te comentaba antes que las bebidas muy frías pueden inhibir la sudoración, las bebidas calientes pueden estimularla. Por eso, tomando bebidas calientes podemos conseguir que nuestro cuerpo sude más y más rápido, para conseguir enfriar nuestro cuerpo cuando éste se evapora. Sin embargo, solo se recomienda tomar bebidas calientes en lugares con un clima seco, ya que en climas muy húmedos el sudor no consigue evaporarse tanto y no podríamos enfriarnos lo suficiente.

Tés fríos: Si lo tuyo no son las bebidas calientes o vives en un clima húmedo, quizás prefieras optar por los tés o infusiones frías. Son una buena manera de hidratarte a la vez que disfrutas de su delicioso sabor. Y, además, como bien sabes cada planta tiene muchas propiedades y beneficios que podrás aprovechar de esta manera. Eso sí, recuerda no tomarlas demasiado frías para no inhibir la sudoración.

Carnes blancas: Ya sabes que las calorías no nos hacen bien en verano, ya que contribuyen a calentar nuestro cuerpo. Por eso es conveniente evitar completamente las carnes rojas y grasas, y optar por carnes blancas que contienen muchas menos calorías. Puedes incluso usarlas como un ingrediente más en tus ensaladas, como por ejemplo una ensalada con pollo.

Pescado: El pescado contiene muchas menos calorías que la carne, por lo que es ideal para tomarlo en verano. Además, se puede tomar frío o en ensaladas, o incluso crudo en forma de sushi, para conseguir refrescarte al máximo.

Marisco: De la misma manera que le pescado, el marisco y los moluscos también son una muy buena opción para tomar en verano, gracias a su bajo contenido en calorías. Además, como no se suelen tomar calientes te ayudarán a refrescarte. Puedes incluso preparar deliciosas ensaladas frescas con ellos como por ejemplo un cóctel de gambas.

Pasta: La pasta es una de las comidas favoritas para el verano, ya que nos permite preparar multitud de recetas deliciosas y refrescantes. Eso sí, ten en cuenta que la pasta contiene bastantes calorías, por lo que se recomienda tomarla con moderación. Lo ideal es usarla como acompañamiento y no como plato principal, o como un ingrediente más de tu ensalada.

Comida picante: Si te digo que la comida picante ayuda a refrescar tu cuerpo podrías pensar que es una contradicción, ya que el picante nos produce un ardor enorme en la boca, ¿verdad? Sin embargo, ¿no te parece curioso que donde más picante se consume sea precisamente en los países con un clima más cálido? Esto es porque la reacción de nuestro cuerpo al picante es precisamente sudar. Y como ya te comentaba antes, el sudor es la manera más eficaz que tiene nuestro cuerpo para regular su temperatura. Eso sí, al igual que con las bebidas calientes, el picante está más recomendado para climas secos que para climas húmedos, ya que el sudor se evapora con mucha menos eficiencia si hay demasiada humedad en el ambiente.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/alimentos-combatir-altas-temperaturas/

Mucha gente sufre de tensión muscular. De hecho, aunque esta tensión no sea frecuente, nos puede atacar en cualquier momento. Una mala postura o incluso un periodo de estrés pueden ser suficientes para desencadenar un episodio de tensión muscular que nos restará movilidad y nos provocará dolor.

En este artículo te mostraremos los 10 relajantes musculares naturales que podrás usar para aliviar la tensión muscular, y acabar con el dolor que provoca.
 
¿Qué Provoca la Tensión Muscular?
La tensión muscular puede ser descrita como la tensión, dureza o inflamación de la zona afectada. Los músculos de esa zona se agarrotan por alguna razón, dificultando el movimiento y provocando dolor que puede llegar a ser desde molesto a insoportable, dependiendo de la gravedad de la contractura muscular. Por eso es importante tratarla a tiempo, e intentar seguir las recomendaciones que te comentaré más adelante.

Respecto a las causas de la tensión muscular, pueden ser muy diversas. Las más habituales son:

Un sobreesfuerzo o un esfuerzo repentino.
Una mala postura para dormir.
Una lesión en la zona.
La compresión del nervio.
Articulaciones desgastadas.
Estrés o ansiedad.
Un ambiente muy frío, o el propio hecho de encogerse al notar el frío.
Una enfermedad, como la esclerosis múltiple, el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia, el hipotiroidismo, el lupus, o la artritis reumatoide entre otros.

8 Recomendaciones para Aliviar tu Tensión Muscular

Antes de ver los remedios más eficaces para eliminar la tensión muscular, será importante seguir una serie de recomendaciones que no sólo te ayudarán a aliviarla, sino también a evitar que se agrave.

Usa almohadillas térmicas o bolsas de hielo: Te ayudarán a relajar la zona afectada y a aliviar el dolor.

Masajea la zona afectada: Un buen masaje puede aliviar la contractura muscular. De hecho, algunos de los remedios que te mostraremos a continuación, se aplican dando un masaje en la zona. Si la contractura es grave, también puede aliviarte mucho que el masaje te lo de un especialista, es decir un fisioterapeuta o quiropráctico profesional.

No fuerces el músculo afectado: Si notas tensión muscular en alguna zona, lo peor que puedes hacer es forzarla y continuar con el movimiento que te está provocando el dolor. Para, relájate y usa remedios para tratarla, si no quieres que se agrave y sea mucho peor.

Haz estiramientos: Estirar la zona afectada la ayudará a calentarse, para poder moverte mejor y aliviar la contractura. Además, si eres propenso a tener contracturas musculares en ciertas áreas, cuando vayas a ejercitarlas o forzarlas, intenta siempre calentar la zona antes con algunos estiramientos.

Recuerda siempre que antes y después de realizar ejercicio, es importante estirar los músculos que han contribuido en dicho ejercicio, para evitar contracturas y lesiones.

Reduce el estrés: La tensión que provoca un periodo de estrés puede producir una contractura muscular. Intenta relajarte, tomarte las cosas con más calma, y practicar ejercicios relajantes como el yoga o la meditación.

Descansa correctamente: Dormir poco, mal, o en una mala postura, puede producirnos dolor muscular al levantarnos. Si nos aseguramos de dormir correctamente, a la mañana siguiente nos encontraremos mucho mejor.

Hidrata bien tu cuerpo: Mantener nuestro cuerpo bien hidratado también ayudará a que los músculos funcionen mejor y, en consecuencia, no se contracturen. Recuerda que es recomendable beber entre 1,5 – 2 litros de aguadiarios para mantener un buen nivel de hidratación.

Evita los relajantes musculares sintéticos: Existen multitud de medicamentos que pueden aliviar tu dolor muscular. Sin embargo poseen infinidad de efectos secundarios, e incluso pueden causar adicción.

Por eso te recomendamos que uses remedios naturales para combatir tu tensión muscular.

10 Relajantes Musculares Naturales que Aliviarán Completamente la Tensión Muscular
Las recomendaciones anteriores pueden aliviar momentáneamente el dolor, pero si lo que quieres es eliminarlo por completo, te mostramos a continuación una lista con los 10 mejores relajantes musculares naturales.

Éstos te ayudarán a calmar los nervios, liberar la tensión muscular, reducir el estrésy combatir la inflamación. Eso sí, para asegurarte de que funcionan al 100%, deberás seguir las recomendaciones anteriores, para relajar y no sobrecargar la zona afectada.

Manzanilla: La manzanilla o camomila tiene propiedades antiinflamatorias, lo que la convierte en un buen remedio natural para librarse del dolor muscular.

Puedes tomarla en forma de infusión, 2 o 3 veces al día, o usar aceite esencial de manzanilla sobre la zona afectada. Mezclado con aceite de coco, también da un buen resultado.

Menta: La menta también es un muy buen relajante muscular. El mentol que contiene la menta nos ofrece propiedades analgésicas, antiinflamatoraias y antiespasmódicas, que ayudan a aliviar el dolor muscular y la inflamación, e incluso mejoran la circulación sanguínea.

Puedes tomarlo de manera oral, o aplicarlo de manera tópica:

Para tomarla de manera oral, puedes tomar un par de tazas de té de menta al día. Para prepararlo mete una cucharada de hojas de menta (frescas o secas) en agua caliente, y déjalas reposar durante 10 minutos. Después cuélalo y tómatelo.

Para aplicarla de manera tópica, puedes usar aceite de menta. Al ser muy concentrado, necesitarás diluirlo. Para ello, mezcla 2 gotas de aceite de menta, 2 gotas de aceite de sándalo y 1 cucharada de aceite de almendras dulces, y masajea el área afectada con esta mezcla. También existen ungüentos con menta, que puedes adquirir en herboristerías.

Cerezas: Las cerezas ácidas (las rojas) tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, lo que ayuda a relajar los músculos de forma natural. Son altamente beneficiosas para la gente que padece dolores musculares crónicos, artritis o fibromialgia.

Puedes tomarlas diariamente de manera natural, en forma de zumo, o incluso en forma de una deliciosa tarta de cerezas.

Pimienta de Cayena: La pimienta de cayena contiene capsaicina, un compuesto natural que funciona como un relajante muscular natural, e incluso tiene propiedades analgésicas.

Para poner en práctica este remedio, mezcla 1 cucharadita de polvo de pimienta de cayena con 2 cucharadas de aceite de oliva caliente. Aplica esta mezcla sobre la zona afectada, y déjala actuar durante 30 minutos. Puedes repetir este proceso varias veces al día.

También puedes encontrar cremas con capsaicina, para masajear la zona afectada. Funcionan muy bien con las personas que padecen dolor crónico de los tejidos blandos, artritis reumatoide o fibromialgia.

La pimienta de cayena puede ser un poco irritante, por lo que se recomienda no usar este remedio sobre piel irritada, quemada o lesionada.

Sal de Epsom: La sal de epsom contiene magnesio, que es esencial para el correcto funcionamiento de los músculos. Gracias al magnesio extra, la sal de epsom ayuda a tratar los calambres, los espasmos y la tensión muscular. Además también relajará el sistema nervioso, y eliminará las toxinas del cuerpo que pueden contribuir al dolor y la inflamación.

Para aplicar este remedio, llena la bañera con agua tibia y agrega dos tazas de sal de Epsom. Remueve bien el agua hasta que se disuelva por completo, y date un baño relajante de al menos 15-20 minutos. Puedes repetir este remedio una vez a la semana.

Romero: El romero ayuda eficazmente a calmar la inflamación del tejido muscular y a reducir el dolor que provoca. Además, promueve la circulación sanguínea, lo que hace que la recuperación sea más rápida. Se puede usar para tratar dolor muscular, reumatismo, e incluso dolores de cabeza.

Para aplicar este remedio puedes:

Tomarlo de manera oral, añadiendo una cucharadita de romero seco a una taza de agua caliente. Tápala y déjala reposar durante 10 minutos. Después, cuélala y toma esta infusión 3 veces al día.
Usarlo de manera tópica, mezclando unas gotas de aceite esencial de romero con una cucharada de aceite de coco o de aceite de oliva caliente. Masajea la zona con esta mezcla varias veces al día.
Otro método tópico consiste en añadir una cucharada de aceite esencial de romero en una bañera con agua caliente. Báñate durante 15-20 minutos para aliviar el dolor muscular. Este remedio también funciona muy bien contra los calambres menstruales.


Valeriana: La valeriana contiene aceites antiinflamatorios y analgésicos, que ayudan a relajar los músculos y a aliviar la tensión. Es muy eficaz contra la tensión del cuello, el dolor menstrual y también contra el dolor de ciáticacausado por un espasmo muscular. Además, su efecto sedante ayuda a aliviar el estrés y a favorecer el sueño, por lo que también es eficaz contra el insomnio.

Para aplicar este remedio, puedes tomar media cucharadita al día de extracto de valeriana, o puedes preparar té de valeriana. Para hacerlo, añade una cucharadita de raíz de valeriana seca en una taza de agua caliente y déjala reposar durante 10 minutos. Después, cuélala y tómalo dos veces por semana.

Árnica: El árnica tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, muy eficaces para reducir el dolor muscular y la inflamación. Además, también mejora la circulación sanguínea, lo que contribuye a una recuperación más rápida.

Se aplica de manera tópica, en forma de aceite o de crema:

Mezcla unas gotas de aceite de árnica con una cucharada de algún otro aceite esencial, aceite de coco o incluso aceite de oliva. Luego masajea suavemente la zona afectada, y repite el proceso varias veces al día.
También puedes usar crema o pomada con árnica, que podrás encontrar en la herboristería. Puedes aplicártela en la zona afectada un par de veces al día.

Lavanda: La lavanda también posee propiedades antiinflamatorias que te ayudarán a reducir la hinchazón y el dolor muscular. Es muy eficaz contra dolores musculares de espalda, de cuello, de piernas, dolor de artritis, de articulaciones e incluso dolor de cabeza si está provocado por tensión. Además, su aroma también te ayudará a relajarte y entrar en un estado de calma.

Para poner en práctica este remedio, usa aceite de lavanda. Puedes usarlo de dos maneras diferentes:

Mezcla unas gotas de aceite de lavanda con aceite de coco o de oliva caliente. A continuación masajea la zona afectada con movimientos suaves y circulares. Repite varias veces al día si es necesario.
Mezcla unas gotas de aceite de lavanda en el agua de la bañera, y date un baño relajante de unos 20 o 30 minutos. Puedes repetirlo una vez al día.

Pasiflora: La pasiflora, pasionaria o flor de la pasión tiene propiedades antiespasmódicas y sedantes, lo que la convierte en una solución natural para el dolor muscular, los calambres menstruales y los dolores de cabeza provocados por tensión. Además, ayuda a combatir el estrés, la ansiedad y la irritabilidad.

Puedes preparar una infusión mezclando una cucharadita de pasiflora seca en una taza de agua caliente y déjala reposar durante 10 minutos. Después cuélala, y tómatela una vez al día. También puedes adquirir en las herboristerías extracto de flor de la pasión. Toma 45 gotas al día de extracto líquido de pasiflora, por vía oral.

Fuente: https://misremedios.com/vida-sana/remedios-tension-muscular/?utm_source=MisRemedios&utm_campaign=75cc75132c-AUTOMATION_MR_general_8&utm_medium=email&utm_term=0_131f9f5bbd-75cc75132c-13343697

Aunque en el mercado hay infinidad de productos de limpieza para el hogar, desde multiusos a específ...

¿Alguna vez te has despertado por la noche con un intenso dolor en la pierna durante unos segundos? ...

Cuando llega el calor sofocante del verano hasta se hace difícil seguir con nuestra vida cotidiana. ...

Los pies son una parte muy importante de nuestro cuerpo, que a menudo descuidamos. Sin embargo, requ...

Mucha gente sufre de tensión muscular. De hecho, aunque esta tensión no sea frecuente, nos puede ata...

Aunque no falta quien se deprime por la falta de pareja, la verdad es que la relación de parejaes un...

Una sutura es la costura quirúrgica que se realiza con hilos, grapas u otros materiales para unir de...

Este es un término usado de mil formas y en varios contextos, pero quizás, en el espacio que es más ...

More Articles

More From: Salud y Belleza

ARTÍCULOS DE INTERÉS

            

Conoce a los candidatos a Presidente

Ricardo Anaya PAN-PRD-MC
AMLO MORENA-PT-PES
José Antonio Meade PRI-PVEM-NA
Margarita Zavala - Independiente
El Bronco - Independiente
Volver
JSN Boot template designed by JoomlaShine.com